prostitutas brasileñas prostitutas sevilla

La embajada de Brasil en Lisboa denuncia la facilidad de las mafias para captar a personas y prostituirlas en España o Portugal. Un estudio del Servicio de Extranjeros y Fronteras de Portugal SEF realizado con mujeres que ejercen la prostitución en clubes lusos revela que el perfil de las brasileñas es el siguiente: La afinidad lingüística las ayudó a elegir Portugal como destino, aunque muchas habían entrado desde España.

Ramón Esteso, responsable de inclusión social de Médicos del Mundo, considera en cambio que las brasileñas que ejercen la prostitución en España viajaron principalmente en avión hasta Lisboa y Oporto, para después entrar en nuestro país. Acodada en la barra de un decadente club del centro lisboeta, quiebra el estereotipo trazado hasta el momento: La melena lisa y rubia de Viviane flanquea su rostro enjuto.

No quiere volver a Sao Paulo porque es inseguro, aunque sueña con traerse a su pequeña hija y a su madre. Es muy raro verlas, pese a que hay mujeres que prefieren estar a la intemperie con tal de poder elegir al cliente. Hay quien logra zafarse de sus explotadores, que pueden ser los encargados de traerlas a Europa o los propios responsables de los clubes. En ocasiones, cuando cuentan con documentación pero el visado ha vencido, recurren a la excusa de la lavadora: Si lo consiguen, las mujeres se enfrentan con otro problema.

Trabajan y duermen en el club, ajenas a los usos y costumbres del nuevo mundo al que pertenecen. Católicas, evangélicas, espiritistas… Brasil es una tierra donde el peso de la religión es palpable. Lo mandan todo a su país, donde sus familiares viven como reyes, y parece que tienen que mantener a medio pueblo. Se vinieron a España para triunfar y hacerse ricas, por lo que no pueden volver con las manos vacías.

Vuelvo para estar al lado de mi gente, aunque sea pobre. Pero cuando llegan y se recomponen, se preguntan: En este caso, el motivo del viaje tal vez no sólo sea el dinero, como sugiere la responsable de una entidad que trabaja en la rehabilitación de prostitutas.

Después de insistir en el drama que viven, lejos de su país y en condiciones que nunca se habían imaginado, alza la vista y concibe con sus ojos una interrogación. Las captan en Brasil, ofreciéndoles contratos en el sector servicios o como prostitutas, sin imaginarse las condiciones infrahumanas en las que van a ejercer la prostitución.

Muchas no se habían acostado antes por dinero, pero por un puñado de billetes se aventuran a dejarlo todo para venirse a nuestro país. Llegan a través del aeropuerto de Madrid, pero también de Lisboa, Oporto y otras capitales europeas. Es entonces cuando son trasladadas a los clubes, puerta de entrada a su infierno personal.

Muchas veces no saben con certeza dónde se encuentran, una confusión que se ve acrecentada por el aislamiento que sufren, pues permanecen encerradas en locales que suelen estar alejados de los centros urbanos.

Una vez allí, las mujeres suelen estar durante 21 días para, posteriormente, ir pasando de un local a otro. Carla relata que no fue capaz de acostarse con un cliente durante los primeros días en España, por lo que el dueño comenzó a intimidarla. Lejos de esa pesadilla, reconoce que necesitaba consumir alcohol y drogas para soportarlo.

Denunciar implica reconocerse ante la Policía como irregular y enfrentarse a un proceso de expulsión, a la vez que se sienten desamparadas ante la ley. Nos dicen que tienen miedo y se ponen nerviosas. Otras fuentes consideran que la cifra de indocumentadas es muy superior.

En su huida, recurren a cualquier escondrijo para evitar ser arrestadas, desde un armario hasta los bajos de una cama. Temen a su explotador, pero también a las fuerzas del orden. Carla lo consiguió, pero no a cualquier precio.

Aquí maduré mucho, pero con sufrimiento. Una chica puede cobrar unos 50 euros por servicio, euros por salida y entre y euros por noche, aunque depende de los locales y las condiciones a las que estén sometidas.

Una vez saldada la deuda, las mujeres pueden regresar a su país o quedarse en España como irregulares, puesto que lo habitual es que hayan llegado con un visado de turista de tres meses. Algunas vienen por temporadas, intermitentemente, durante años. Otras siguen prostituyéndose y, al estar libres, se someten a la disciplina que marcan los dueños de los clubes: Policía y ONG reconocen que es difícil que una mujer abandone la prostitución para ganar un exiguo sueldo como cuidadoras o empleadas del hogar.

Son muchos los factores que provocan que sigan ligadas a la prostitución y es entonces cuando entran en escena las asociaciones de ayuda a víctimas o en defensa de las prostitutas, que suponen para ellas un haz de esperanza.

Hay otra alternativa, pero no siempre es bienvenida: Una experta en trata de mujeres con fines de explotación sexual que prefiere omitir su nombre asegura que la mayoría sabía que iban a ejercer como prostitutas, pero fueron engañadas respecto a las condiciones.

El engaño no se da tanto en la actividad que vienen a ejercer como en las condiciones de ejercicio de la actividad y en el valor de la deuda que tienen que pagar. Mientras no la saldan, muchas veces les retienen el pasaporte, no les dejan tener plena libertad de movimiento e incluso las amenazan. Las mejores chicas de Sevilla, en Casablanca. Aquí me tienes, te haré sentir como un rey, disfruta de mi, hazme sentir de verdad. Soy andaluza muy caliente, morbosa, juguetona, cariñosa y me encanta chuparla.

Señorita especializada, juegos eroticos, cambios de rol y fiestas programadas, tengo juguetes variados. Universitaria de veinte años que ofrece sus servicios como escort no profesional en Sevilla.

Muy sensuales y jovencitas, cuerpos naturales y espectaculares, derrochamos simpatía y morbo. Soy la tipica morenaza andaluza de armas tomar que va rompiendo cuellos por la calle. Soy impesionante, muy simpatica, extrovertida, viciosa. Para hombres exigentes de buen gusto y buen trato. Me encanta el sexo, disfruto dando y recibiendo placer, una mujer muy sensual.

Soy muy completa en la cama y muy sencilla fuera de ella, no vas a arrepentirte de quedar conmigo. Realizo todos los servicios, fetiches, garganta profunda y francés natural hasta el final.

Es arrolladora, sensual y preciosa. Es un pastelito de alta cocina para catar. Una chica guapísima a la que los hombres se giran la cabeza por la calle. Pura seducción, erotismo y sensualidad. Tras mi elegancia y belleza se encuentra una amante muy completa, que le encanta el sexo. Soy una amante insaciable y sin limites, te ofrezco los mejores servicios, con total implicación.

Me considero una chica sensual y muy dulce. Solo para caballeros exigentes, educados y solventes. Realizaré todas tus fantasías y seré tu mejor amante. Me encanta que juegues conmigo, dejarme llevar por el placer y el dolor al mismo tiempo. Espectacular sevillana, guapísima, de medidas perfectas, piel de seda, super sensual. España Selección de señoritas. Me encanta divertirme con la fiesta blanca, me encantan las largas fiestas acompañada de la mejor compañía. Dos meses después de introducirse en este furtivo mundo comenzó su carrera universitaria.

Desde entonces lleva una doble vida. Esta joven atiende en la Red al nombre de Diana Le Blanc: Tengo 18 añitos y recibo en mi piso privado de Diego de León Madrid Las clases son presenciales y si me meto en un supermercado o en una tienda de ropa, tendría que faltar. Con el sexo gano 1. No me compensa otra cosa. Su aspecto no denota opulencia ni, por supuesto, que se dedica a la prostitución.

Viste jeans y camiseta oscura ancha. Desprende un perfume agradable a Escada. Sigue leyendo el reportaje completo en mujerhoy. Todas las noticias de sociedad.

prostitutas brasileñas prostitutas sevilla

Pura seducción, erotismo y sensualidad. Tras mi elegancia y belleza se encuentra una amante muy completa, que le encanta el sexo. Soy una amante insaciable y sin limites, te ofrezco los mejores servicios, con total implicación.

Me considero una chica sensual y muy dulce. Solo para caballeros exigentes, educados y solventes. Realizaré todas tus fantasías y seré tu mejor amante. Me encanta que juegues conmigo, dejarme llevar por el placer y el dolor al mismo tiempo. Espectacular sevillana, guapísima, de medidas perfectas, piel de seda, super sensual. España Selección de señoritas. Me encanta divertirme con la fiesta blanca, me encantan las largas fiestas acompañada de la mejor compañía.

Viciosa, complaciente y morbosa. Tengo 23 años, soy masajista hace 4 años, realizó variedad en masajes con terminación a elegir. Linda chica que ha venido a hacer realidad tu fantasías, soy alegre, muy fiestera sensual y completa. Mi prioridad es tu satisfacción soy cariñosa e implicada. Novedad en la ciudad. Española cariñosa pecho natural. Mis fotos son reales, soy independiente. Morbosa en el sexo y capaz de hacerte experimentar toda una aventura. Una chica ardiente, discreta y guapa.

Nos lo paseremos muy bien. Soy una chica sevillana, joven y universitaria. Tengo una cara muy dulce y cuerpo de teen. Una verdadera mujer con el morbo a flor de piel, solos tu y yo, para dejarnos llevar sin prisas. Preciosa chica sevillana estudiante con unos preciosos ojos color miel y curvas de ensueño. Traviesa, juguetona y muy pícara Tengo 18 añitos y recibo en mi piso privado de Diego de León Madrid Las clases son presenciales y si me meto en un supermercado o en una tienda de ropa, tendría que faltar.

Con el sexo gano 1. No me compensa otra cosa. Su aspecto no denota opulencia ni, por supuesto, que se dedica a la prostitución. Viste jeans y camiseta oscura ancha. Desprende un perfume agradable a Escada. Sigue leyendo el reportaje completo en mujerhoy. Todas las noticias de sociedad. El FBI libera a menores víctimas de explotación Homenaje a los abuelos del municipio el Día del Abuelo.

Ofrecen servicios sexuales para mantener un elevado tren de vida y lo hacen sin remordimientos. Al igual que ocurre con otras infracciones recogidas en dicha Ley, la redacción de la norma queda sujeta a la interpretación que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad realicen, lo cual se traduce en una vulneración total de derechos, al poder contemplarse casos de arbitrariedad y abuso de poder por parte de estos. El Gobierno negó en su momento que la intención fuese la de perseguir a las personas que ejercen la prostitución o entrar en el debate de su regulación o prohibición.

Sin embargo, la experiencia nos dice que no, que desde la entrada en vigor de la ley se ha producido una caza de brujas hacia las trabajadoras sexuales. Dicha violencia se manifiesta con la imposición de multas a las que, en ocasiones, sólo pueden hacer frente con el ofrecimiento de sus servicios, lo cual hace que se expongan a ser multadas de nuevo para poder afrontar el pago. Desde que llegamos a los estudios donde se emite —emitía, porque lo han cancelado- el programa Verde Blanca Verde de Canal Sur, todo fue un despropósito.

Preguntas que se había dicho que se formularían de tipo político y de reivindicación de derechos y que se cambiaron por el amarillismo propio de los programas de la tv actual. De la peluca y el distorsionador de voz que le prometieron, y que le negaron que hubiese pedido, no había atisbos. En plena crisis, ella estuvo buscando los mensajes de whatsapp donde claramente les exigía esas dos premisas para salir en directo por un estigma familiar que la atraviesa y que el equipo se pasó por el forro de la gabardina.

Ambas enfermaron a pocas horas del programa. Ni un tentempié, ni un zumo, nada! La callada fue su respuesta. Yo le voy a llamar Julia, por ponerte un nombre, porque sé que no quieres que te reconozcan. Vamos a poner a los expectarores un poquito en situación: Por necesidad; y hay diferentes necesidades: Hay datos —y lo hemos estado hablando a lo largo de la noche, que es muy difícil hablar de datos porque no hay fuentes fiables— hay un dato que yo quiero que me confirmes: De hecho, se busca darle la vuelta; por ejemplo, en los clubs, los propietarios son empresarios, no son proxenetas, porque nosotras lo que pagamos allí es un hospedaje; entonces, somos huéspedes de ese hotel, pero esos hoteles no tienen licencia de club ni tampoco tienen licencia de hoteles, entonces, no se puede permitir el hospedaje en esos espacios.

Así nos lo reconoce el Ayuntamiento de Sevilla porque le hemos presentado un listado para que nos dijeran las licencias que tenían todos los clubs. Nosotras queremos derechos, queremos protección para las víctimas de trata, mejor protección, no la desprotección que tienen ahora las compañeras víctimas de trata.

Nosotras queremos planes de reinserción y de formación para las compañeras que quieren dejar de ejercer la prostitución y queremos derechos laborales para las personas que quieren seguir ejerciendo la prostitución.

Ahora vamos a explicar a los expectadores que en una ordenanza del Ayuntamiento se prohibía, bueno, se multaba al cliente de la prostitución. Porque esto es un engaño: Que nos den derechos, que nos den protección, que es vergonzoso la atención que tenemos en los datos que dan.

Esto por la parte que ejecutan sus tareas. Siempre hablamos de mujeres y yo, antes de que te vayas te quería hacer la pregunta: Los compañeros que ejercen la prostitución lo tienen peor que nosotras, porque ellos no existen ni para la Administración.

No siempre se puede hablar con vosotras. Dejemos ya de tanta sinvergonzonería, que luego no nos consideran víctimas de violencia de género, que luego nuestras compañeras asesinadas por sus parejas no son consideradas víctimas de violencia de género, porque tan sólo se les considera chulos o proxenetas. Nosotras no podemos tener pareja, parece ser.

Esto no va a terminar porque nosotras queramos esto para nuestras hijas o no. Esto va a terminar con las hijas de muchas mujeres viniendo aquí, de muchas madres, y lo que queremos es que estén en mejores condiciones que las que hemos vivido nosotras. Que no se utilice para recibir subvenciones, que no se utilice como programa electoral y que no se utilice para ganar una pelea feminista.

Porque este es un movimiento que hace mucho tiempo que ha empezado y estamos empezando una lucha que ya la hemos ganado el 8 de marzo, cuando se ha conseguido, y eso sin participar todavía los colectivos de prostitutas, cuando se ha conseguido que la abolición no se lleve en el manifiesto.

Que reconozcamos y respetemos que existe capacidad de decisión en prostitución no significa que este sea el argumento fundamental para abrazar la postura pro-derechos. Ciertamente, en el sistema capitalista solo las personas privilegiadas eligen en qué trabajar, el resto decidimos entre opciones restringidas a nuestros ejes de opresión. Nadie cobra de un matriarcado socialista, ni siquiera las lesbianas políticas. Pese a esto, tanto la criminalización de la prostitución callejera como la explotación laboral a terceros se encuentran, de hecho, legitimadas.

Las razones de peso que nos llevan a apoyar la lucha de las trabajadoras sexuales son las violaciones de derechos humanos que se producen en nuestro contexto. Hacemos referencia a la violencia institucional, los abusos de poder de los cuerpos de policía, las detenciones arbitrarias amparadas por la Ley de Extranjería, el acoso policial, las multas, las fallas en la tutela judicial efectiva, la precarización y la exposición a una mayor violencia que acontecen en la calle gracias a la suma entre ordenanzas municipales, la ley mordaza y el vacío legal en el que se desenvuelve.

De otro lado, aquellas que trabajan a terceros sufren la violencia anexa a la explotación laboral en la que caen por encontrarse en un limbo legal que propicia todo tipo de abusos.

No tienen ninguna protección frente al despido, la salud o la higiene, que queda al arbitrio del empresario. Se producen toda una ausencia de derechos sociales tales como el acceso a la vivienda. Habitualmente se ven abocadas a vivir y trabajar en un club, alquilar una habitación con suerte o al sistema de camas calientes.

También se vulnera el derecho a la salud, sufren discriminación y padecen indefensión para acceder a servicios sanitarios siendo las ONG las que les facilitamos información sobre los recursos disponibles; quedan a expensas de que se produzca el contacto.

El estigma se traduce en una cadena de discriminaciones y exclusión social. Y el estigma, a la larga, mata. Este es el escenario estructural de la prostitución en España.

0 comments

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *